(EE. UU.) PrisonStrike# – Segunda huelga nacional de este año

Joseph “Shine White” Stewart

Publicado el 08 de agosto, 2018

 

Este es un llamamiento a tomar una posición de resistencia contra el ciclo de opresión y represión a partir del 21 de agosto. Hemos de rechazar cualquier tarea de mantenimiento, barbería, lavandería o cocina hasta que nuestras exigencias sean tomadas en cuenta. Es un llamamiento para los que quieran cambiar estas condiciones de vida tan ingratas mediante demandas como las siguientes:

  1. Todxs lxs presxs con problemas de salud mental que hayan estado en confinamiento solitario más de treinta días han de ser liberadxs inmediatamente.
  2. Todas las formas de confinamiento solitario a largo plazo han de ser anuladas para toda la comunidad de presxs de Carolina del Norte.
  3. Hay que abolir la 85% Act para toda la comunidad de presxs de Carolina de Norte. Ningún ser humano puede ser condenado a cárcel hasta morir o cumplir una sentencia sin posibilidad de libertad condicional.
  4. Reestablecer la oportunidad de libertad condicional para toda la comunidad de presxs de Carolina del Norte.
  5. Rectificar la estructura de la política de Grupos de Riesgo para la Seguridad (SRG) y los requisitos para ser clasificado en un SRG. Las restricciones que implican son en algunos casos inhumanas. Alguien bajo un perfil SRG sólo puede recibir visitas de su familia directa. ¡Algo que excluye a la madre o el padre de sus hijxs! Muchxs de lxs clasificadxs en SRG no podemos recibir la visita de nuestrxs hijxs. La clasificación también supone restricción en el acceso a empleos o estudios en los que podríamos aprovechar nuestro tiempo.
  6. Anular la fianza de diez dólares por infracciones. Por cada parte que recibimos, se nos deducen diez dólares de nuestras cuentas que pasan al patrimonio del Estado. Anualmente esto supone ingresos de un millón de dólares para el Estado,
  7. Restaurar los programas educacionales y de rehabilitación, así como ayudas para obtener un empleo cuando estemos libres, para que no volvamos a caer en el ciclo del sistema.
  8. Hacer que las cárceles de Carolina del Norte tengan contratos tanto como J. Pay como con Union Suply, ofreciendo así opciones como las de correo electrónico, visita virtual, MP3 y descarga de música.

Camaradas, es un hecho contundente que a lo largo de la historia las movilizaciones unitarias han dado lugar a logros. Las huelgas de hambre masivas de 2010 en California, el levantamiento del año pasado en las instalaciones Vaughn de Delaware… Incluso los cinco de Lucasville han dado lugar a mejoras para todxs lxs presxs de Ohio con sus actos de solidaridad. ¡Cinco personas solas!  Actuamos a veces como si en Carolina del Norte no hubiera nacido ningún/a revolucionarix firme: ¡Nunca olvidemos al camarada Robert F. Williams, al que el KKK tuvo que tomar en cuenta!

Como media, a un cocinero le pagan 9.50 dólares a la hora, por el mismo trabajo por el que un/a presx recibe 45 céntimos al día.  Ni siquiera el 2% del salario mínimo. ¿¡Qué mierda es ésta!? Los equipos de mantenimiento o lxs fontanerxs cobran entre 14 y 20 dólares por hora, mientras que nosotrxs podemos pasar todo un día en aguas fecales por un dólar. ¡Camaradas, nos esclavizan a cambio de una sopa y un bollo! Te esclavizan a tiempo completo para que financies tu encarcelamiento y el de los demás.

Me doy cuenta de que muchxs de vosotrxs dependéis de esas pagas míseras porque no tenéis apoyo familiar.  En esos casos es cuando la solidaridad de la comuna de presxs resulta efectiva. Los que tenemos ingresos podemos aportar a un fondo común para aquellxs que no tienen apoyo del exterior. Mantenerlo no debe recaer sobre unx o dos de nosotrxs, sino que será responsabilidad de todxs que se consolide.

El deber de lxs camaradas conscientes y de los cabecillas de las bandas es abrir el camino y que lxs camaradas lleguen a conocer sus derechos. Si unx no es consciente de sus derechos de los que está siendo privadx el deseo de resistencia llega al mínimo. El síndrome de Willie Lynch está profundamente instalado en la mayoría de lxs presxs de Carolina del Norte. La cura de este síndrome de envidia, desconfianza y miedo continuo  está en la solidaridad y en la conciencia revolucionaria.

En cada una de estas plantaciones rodeadas de alambre de espino en Carolina del Norte ha de haber masas deseosas de dejar claras las cosas y de resistir, comenzando el 21 de agosto y hasta que las demandas se tengan en cuenta – no con promesas, sino con actos. Quienes tengan posición de liderazgo han de plantarse ante la ley y exigir a sus subordinadxs que se adhieran a este llamamiento a la resistencia. Si algunx no tiene un puesto de trabajo al que rechazar incorporarse, ha de buscar otra forma de resistencia que pueda afectar al ciclo diario del confinamiento y afecte a los costes de la cárcel. Huelgas de hambre, no salir al recuento… El gobernador Roy Cooper ha de sentir que esos superavit presupuestarios de los que se jacta se pueden secar en un mes, debido a que tendrá que contratar los servicios que hacemos gratis.

La mayoría de lxs cabecillas me conocéis, y yo os conozco a vosotrxs. Todxs sabemos, todxs somos conscientes de lo que hay que hacer, así que hagámoslo. Somos la causa de nuestro propio estancamiento. Una vez  el conjunto de la prisión sea testigo del compromiso de la jerarquía, entonces no habrá límite que no podamos superar. Estamos limitadxs a lo que nos hemos limitado. Imposible es nada, nada es imposible.

¡Atrévete a luchar, atrévete a ganar!

¡Hasta que cada celda esté vacía!

 

Continue reading