Carta de Claudio Lavazza contando su situación actual

Fleury-Mérogis, 31 de agosto de 2018

(…) Estoy en Francia a la espera de un juicio por atraco a un banco que tenia pendiente, hace dos meses que estoy aquí y aún no hay fecha para su celebración. Una vez hecho me devolverán a España para terminar de pagar los 25 años de condena, llevo pagados 23. Las condiciones de vida aquí en Fleury-Mérogis (la cárcel más grande de Europa 4.200 presxs)… son peores de donde vengo, de un segundo grado de Teixeiro (Galicia)… estamos encerrados 22 horas al día, con solo dos horas de patio, donde no hay nada, ni siquiera servicios para las necesidades corporales, para los más de 100 presos que compartimos ese espacio, solo hay tres grifos para beber, y tres cabinas de teléfono (yo llevo aquí dos meses y aún no me han autorizado a llamar a mi compañera), hasta tengo problemas en recibir correo, debido al mes de agosto, estuve 15 sin recibir cartas, estas además hay que entregarlas abiertas para que puedan leerlas y traducirlas… y si le gusta lo que allí se dice, la envían al destinatario. Como se hace en el FIES en España, pero esto es un módulo de tránsitos y no tendría que ser así. Excluido los que tienen el correo intervenido por orden judicial y gravedad del delito… como pasa en España.

Un fuerte (A)brazo

 

Claudio Lavazza

ecrou 445097 Bâtiment D5 – 2G – ⊄7

MAH Fleury-Mérogis

7 Avenue des Peupliers

91700 Fleury-Mérogis

Francia

(EE. UU.) PrisonStrike# – Segunda huelga nacional de este año

Joseph “Shine White” Stewart

Publicado el 08 de agosto, 2018

 

Este es un llamamiento a tomar una posición de resistencia contra el ciclo de opresión y represión a partir del 21 de agosto. Hemos de rechazar cualquier tarea de mantenimiento, barbería, lavandería o cocina hasta que nuestras exigencias sean tomadas en cuenta. Es un llamamiento para los que quieran cambiar estas condiciones de vida tan ingratas mediante demandas como las siguientes:

  1. Todxs lxs presxs con problemas de salud mental que hayan estado en confinamiento solitario más de treinta días han de ser liberadxs inmediatamente.
  2. Todas las formas de confinamiento solitario a largo plazo han de ser anuladas para toda la comunidad de presxs de Carolina del Norte.
  3. Hay que abolir la 85% Act para toda la comunidad de presxs de Carolina de Norte. Ningún ser humano puede ser condenado a cárcel hasta morir o cumplir una sentencia sin posibilidad de libertad condicional.
  4. Reestablecer la oportunidad de libertad condicional para toda la comunidad de presxs de Carolina del Norte.
  5. Rectificar la estructura de la política de Grupos de Riesgo para la Seguridad (SRG) y los requisitos para ser clasificado en un SRG. Las restricciones que implican son en algunos casos inhumanas. Alguien bajo un perfil SRG sólo puede recibir visitas de su familia directa. ¡Algo que excluye a la madre o el padre de sus hijxs! Muchxs de lxs clasificadxs en SRG no podemos recibir la visita de nuestrxs hijxs. La clasificación también supone restricción en el acceso a empleos o estudios en los que podríamos aprovechar nuestro tiempo.
  6. Anular la fianza de diez dólares por infracciones. Por cada parte que recibimos, se nos deducen diez dólares de nuestras cuentas que pasan al patrimonio del Estado. Anualmente esto supone ingresos de un millón de dólares para el Estado,
  7. Restaurar los programas educacionales y de rehabilitación, así como ayudas para obtener un empleo cuando estemos libres, para que no volvamos a caer en el ciclo del sistema.
  8. Hacer que las cárceles de Carolina del Norte tengan contratos tanto como J. Pay como con Union Suply, ofreciendo así opciones como las de correo electrónico, visita virtual, MP3 y descarga de música.

Camaradas, es un hecho contundente que a lo largo de la historia las movilizaciones unitarias han dado lugar a logros. Las huelgas de hambre masivas de 2010 en California, el levantamiento del año pasado en las instalaciones Vaughn de Delaware… Incluso los cinco de Lucasville han dado lugar a mejoras para todxs lxs presxs de Ohio con sus actos de solidaridad. ¡Cinco personas solas!  Actuamos a veces como si en Carolina del Norte no hubiera nacido ningún/a revolucionarix firme: ¡Nunca olvidemos al camarada Robert F. Williams, al que el KKK tuvo que tomar en cuenta!

Como media, a un cocinero le pagan 9.50 dólares a la hora, por el mismo trabajo por el que un/a presx recibe 45 céntimos al día.  Ni siquiera el 2% del salario mínimo. ¿¡Qué mierda es ésta!? Los equipos de mantenimiento o lxs fontanerxs cobran entre 14 y 20 dólares por hora, mientras que nosotrxs podemos pasar todo un día en aguas fecales por un dólar. ¡Camaradas, nos esclavizan a cambio de una sopa y un bollo! Te esclavizan a tiempo completo para que financies tu encarcelamiento y el de los demás.

Me doy cuenta de que muchxs de vosotrxs dependéis de esas pagas míseras porque no tenéis apoyo familiar.  En esos casos es cuando la solidaridad de la comuna de presxs resulta efectiva. Los que tenemos ingresos podemos aportar a un fondo común para aquellxs que no tienen apoyo del exterior. Mantenerlo no debe recaer sobre unx o dos de nosotrxs, sino que será responsabilidad de todxs que se consolide.

El deber de lxs camaradas conscientes y de los cabecillas de las bandas es abrir el camino y que lxs camaradas lleguen a conocer sus derechos. Si unx no es consciente de sus derechos de los que está siendo privadx el deseo de resistencia llega al mínimo. El síndrome de Willie Lynch está profundamente instalado en la mayoría de lxs presxs de Carolina del Norte. La cura de este síndrome de envidia, desconfianza y miedo continuo  está en la solidaridad y en la conciencia revolucionaria.

En cada una de estas plantaciones rodeadas de alambre de espino en Carolina del Norte ha de haber masas deseosas de dejar claras las cosas y de resistir, comenzando el 21 de agosto y hasta que las demandas se tengan en cuenta – no con promesas, sino con actos. Quienes tengan posición de liderazgo han de plantarse ante la ley y exigir a sus subordinadxs que se adhieran a este llamamiento a la resistencia. Si algunx no tiene un puesto de trabajo al que rechazar incorporarse, ha de buscar otra forma de resistencia que pueda afectar al ciclo diario del confinamiento y afecte a los costes de la cárcel. Huelgas de hambre, no salir al recuento… El gobernador Roy Cooper ha de sentir que esos superavit presupuestarios de los que se jacta se pueden secar en un mes, debido a que tendrá que contratar los servicios que hacemos gratis.

La mayoría de lxs cabecillas me conocéis, y yo os conozco a vosotrxs. Todxs sabemos, todxs somos conscientes de lo que hay que hacer, así que hagámoslo. Somos la causa de nuestro propio estancamiento. Una vez  el conjunto de la prisión sea testigo del compromiso de la jerarquía, entonces no habrá límite que no podamos superar. Estamos limitadxs a lo que nos hemos limitado. Imposible es nada, nada es imposible.

¡Atrévete a luchar, atrévete a ganar!

¡Hasta que cada celda esté vacía!

 

 

La Voz de lxs Defensorxs Presxs (JLS)

Publicado el 12 de agosto

 

En los últimos días, La Voz de lxs Defensorxs Presxs – Jailhouse Lawyers Speak hemos mantenido numerosas conversaciones. Nuestro buzón rebosa de cartas desde cárceles de todo el país. Como presxs, es claro que todxs estamos en sintonía. Como los prisiócratas que supervisan el complejo industrial-carcelario basado en la esclavitud. Las autoridades federales y de los estados se han puesto en alerta a lo largo de la nación. Las tácticas de represión preventiva se han puesto  en marcha para acallar a lxs presxs que abiertamente ponen su influencia para dar voz al llamamiento del 21 de agosto – algo que incluye a figuras menos conocidas públicamente. Lxs presxs informan de algunos estados en que lxs guardianxs amenazan a lxs presxs con tener que atenerse a las consecuencias de secundar la huelga. A pesar de las amenazas, lxs presxs están listos para actuar.

¿Por qué es esto tan importante para nosotrxs? Es ante todo una cuestión de derechos humanos. Lxs presxs son conscientes de que se lxs está tratando como animales.  Sabemos que estas condiciones que nos dañan y matan podrían evitarse si quienes diseñan la política penal asumiesen realmente sus responsabilidades.  Las cárceles de Estados Unidos son un campo de batalla. Todos los días hay presxs lesionadxs por causa de las condiciones en que se les recluye. Para muchxs de nosotrxs es como si realmente nos asesinasen. ¿Qué tenemos que perder?

Carolina del Sur es sólo un reflejo de lo que tenemos que afrontar en otros centros de internamiento estatales y gubernamentales. Se trata de un problema estructural que nuestro país debe enfrentar y abordar. Nuestra propuesta se aglutina en torno a diez demandas nacionales. Instamos a que incluso después del 9 de septiembre se siga presionando para que estas peticiones reciban una solución.  Continuaremos organizándonos en torno a estas demandas hasta que se cumplan.

No esperamos una gran cobertura de la huelga por parte de los medios de comunicación masivos.  Desde luego no esperamos que lxs responsables de las cárceles entreguen información precisa o actualizada. Su trabajo consiste en dar una imagen de normalidad. Solamente informan de un levantamiento cuando les desborda, y entonces lo etiquetan como disturbio. Lxs presxs han de filtrar la información actual. Si la recibes, compártela con otrxs.

A todxs lxs presxs les decimos que pongan fin a la violencia entre ellxs. Más allá de razas, clases o etiquetas, somos unx. Y sí, hemos de actuar por nuestro interés como clase. Apoyamos a todxs lxs presxs. Apoyamos el derecho de lxs presxs a la autodefensa, pero promovemos una línea en contra de la violencia sin sentido entre presxs.

Que esta huelga a escala nacional sea un despertar: lxs presxs destruirán las plantaciones,  desobedeceremos, no consentiremos que se exprima el dinero que nuestrxs familiares han reunido con tanto esfuerzo. Dejemos que prenda la llama. ¡Somos personas! En nombre de lxs encarceladxs de todo el país, agradecemos a quienes nos apoyan manifestando su solidaridad. Mantente alerta, te necesitaremos más que nunca durante la huelga.

 

Con solidaridad, La Voz de lxs Defensorxs Presxs

 

DEMANDAS PARA LA HUELGA

 

1. Mejoras inmediatas en las condiciones de las prisiones y la adopción de políticas penitenciarias que reconozcan la humanidad de los hombres y mujeres encarceladxs.

2. Fin inmediato de la esclavitud penitenciaria. Todas las personas encarceladas en cualquier lugar de detención bajo la jurisdicción de los Estados Unidos deben recibir el salario habitual en su estado o territorio por su trabajo.

3. Debe rescindirse la Prison Litigation Reform Act, esto permitira a las personas encarceladas disponer de un canal adecuado para comunicar sus quejas y denuciar las violaciones de sus derechos.

4. Rescisión de las leyes Truth in Sentencing Act y Sentencing Reform Act, para que los humanos encarcelados tengan la posibilidad de rehabilitación y libertad condicional. Ningún ser humano será sentenciado a muerte por encarcelamiento, ni cumplirá ninguna sentencia sin posibilidad de libertad condicional.

5. Fin inmediato al tratamiento diferenciado a humanos negros y morenos, que resulta en un mayor número de denuncias, sentencias más largas y negaciones de libertad condicional por motivos raciales. A los humanos negros ya no se les negará la libertad condicional porque la victima del crimen era blanca, lo cual es un problema particular en los estados del sur.

6. Fin inmediato a las leyes racistas de aumento de sentencia para integrantes de pandillas, dirigidas a los humanos negros y morenos.

7. A ningún ser humano encarcelado se le negará el acceso a programas de rehabilitación en su lugar de detención debido a su etiqueta de delincuente violento.

8. Las prisiones estatales deben ser financiadas específicamente para ofrecer más servicios de rehabilitación.

9. Deben reinstaurarse las becas Pell en todos los estados y territorios de lo EE. UU.

10. No retirar el derecho a voto de todxs lxs ciudadanxs encarceladxs y lxs que cumplen penas de prisión, detención en prisión preventiva y los llamados “ex-delincuentes”. Se exige la representación. ¡Todas las voces cuentan!

¡Nos comprometemos a extender esta huelga a todas las cárceles de E$$$tado$$$ Unido$$$! Desde el 21 de agosto hasta el 9 de septiembre de 2018, hombres y mujeres en las prisiones de toda la nación van a hacer huelga de las siguientes maneras:

– Huelga laboral – Lxs presxs no acudirán a los puestos de trabajo que tengan asignadxs. En cada penitenciaria se determinará hasta dónde se llegara con esta huelga. Algunas de estas huelgas pueden realizarse en base a demandas designadas para mejorar las condiciones y reducir los daños de la prisión.

– Sentadas – En algunas prisiones, hombres y mujeres van a comprometerse en sentadas pacíficas de protesta.

– Boicots – Todos los ingresos deben interrumpirse. Instamos a que lxs que están fuera no cubran la factura de lxs de dentro. Hombres y mujeres de dentro te informarán de si ellxs participan en este boicot.

– Huelga de hambre – Hombres y mujeres van a renunciar a comer.

 

 

fuente: http://alasbarricadas.org

Desde Dentro

Carta de Claudio Lavazza contando su situación actual

 

Fleury-Mérogis, 31 de agosto de 2018

(…) Estoy en Francia a la espera de un juicio por atraco a un banco que tenia pendiente, hace dos meses que estoy aquí y aún no hay fecha para su celebración. Una vez hecho me devolverán a España para terminar de pagar los 25 años de condena, llevo pagados 23. Las condiciones de vida aquí en Fleury-Mérogis (la cárcel más grande de Europa 4.200 presxs)… son peores de donde vengo, de un segundo grado de Teixeiro (Galicia)… estamos encerrados 22 horas al día, con solo dos horas de patio, donde no hay nada, ni siquiera servicios para las necesidades corporales, para los más de 100 presos que compartimos ese espacio, solo hay tres grifos para beber, y tres cabinas de teléfono (yo llevo aquí dos meses y aún no me han autorizado a llamar a mi compañera), hasta tengo problemas en recibir correo, debido al mes de agosto, estuve 15 sin recibir cartas, estas además hay que entregarlas abiertas para que puedan leerlas y traducirlas… y si le gusta lo que allí se dice, la envían al destinatario. Como se hace en el FIES en España, pero esto es un módulo de tránsitos y no tendría que ser así. Excluido los que tienen el correo intervenido por orden judicial y gravedad del delito… como pasa en España.

Un fuerte (A)brazo

 

Claudio Lavazza

ecrou 445097 Bâtiment D5 – 2G – ⊄7

MAH Fleury-Mérogis

7 Avenue des Peupliers

91700 Fleury-Mérogis

Francia

 


(EE. UU.) PRISONSTRIKE# – SEGUNDA HUELGA NACIONAL DE ESTE AÑO

 

Joseph “Shine White” Stewart

Publicado el 08 de agosto, 2018

 

Este es un llamamiento a tomar una posición de resistencia contra el ciclo de opresión y represión a partir del 21 de agosto. Hemos de rechazar cualquier tarea de mantenimiento, barbería, lavandería o cocina hasta que nuestras exigencias sean tomadas en cuenta. Es un llamamiento para los que quieran cambiar estas condiciones de vida tan ingratas mediante demandas como las siguientes:

  1. Todxs lxs presxs con problemas de salud mental que hayan estado en confinamiento solitario más de treinta días han de ser liberadxs inmediatamente.
  2. Todas las formas de confinamiento solitario a largo plazo han de ser anuladas para toda la comunidad de presxs de Carolina del Norte.
  3. Hay que abolir la 85% Act para toda la comunidad de presxs de Carolina de Norte. Ningún ser humano puede ser condenado a cárcel hasta morir o cumplir una sentencia sin posibilidad de libertad condicional.
  4. Reestablecer la oportunidad de libertad condicional para toda la comunidad de presxs de Carolina del Norte.
  5. Rectificar la estructura de la política de Grupos de Riesgo para la Seguridad (SRG) y los requisitos para ser clasificado en un SRG. Las restricciones que implican son en algunos casos inhumanas. Alguien bajo un perfil SRG sólo puede recibir visitas de su familia directa. ¡Algo que excluye a la madre o el padre de sus hijxs! Muchxs de lxs clasificadxs en SRG no podemos recibir la visita de nuestrxs hijxs. La clasificación también supone restricción en el acceso a empleos o estudios en los que podríamos aprovechar nuestro tiempo.
  6. Anular la fianza de diez dólares por infracciones. Por cada parte que recibimos, se nos deducen diez dólares de nuestras cuentas que pasan al patrimonio del Estado. Anualmente esto supone ingresos de un millón de dólares para el Estado,
  7. Restaurar los programas educacionales y de rehabilitación, así como ayudas para obtener un empleo cuando estemos libres, para que no volvamos a caer en el ciclo del sistema.
  8. Hacer que las cárceles de Carolina del Norte tengan contratos tanto como J. Pay como con Union Suply, ofreciendo así opciones como las de correo electrónico, visita virtual, MP3 y descarga de música.

Camaradas, es un hecho contundente que a lo largo de la historia las movilizaciones unitarias han dado lugar a logros. Las huelgas de hambre masivas de 2010 en California, el levantamiento del año pasado en las instalaciones Vaughn de Delaware… Incluso los cinco de Lucasville han dado lugar a mejoras para todxs lxs presxs de Ohio con sus actos de solidaridad. ¡Cinco personas solas!  Actuamos a veces como si en Carolina del Norte no hubiera nacido ningún/a revolucionarix firme: ¡Nunca olvidemos al camarada Robert F. Williams, al que el KKK tuvo que tomar en cuenta!

Como media, a un cocinero le pagan 9.50 dólares a la hora, por el mismo trabajo por el que un/a presx recibe 45 céntimos al día.  Ni siquiera el 2% del salario mínimo. ¿¡Qué mierda es ésta!? Los equipos de mantenimiento o lxs fontanerxs cobran entre 14 y 20 dólares por hora, mientras que nosotrxs podemos pasar todo un día en aguas fecales por un dólar. ¡Camaradas, nos esclavizan a cambio de una sopa y un bollo! Te esclavizan a tiempo completo para que financies tu encarcelamiento y el de los demás.

Me doy cuenta de que muchxs de vosotrxs dependéis de esas pagas míseras porque no tenéis apoyo familiar.  En esos casos es cuando la solidaridad de la comuna de presxs resulta efectiva. Los que tenemos ingresos podemos aportar a un fondo común para aquellxs que no tienen apoyo del exterior. Mantenerlo no debe recaer sobre unx o dos de nosotrxs, sino que será responsabilidad de todxs que se consolide.

El deber de lxs camaradas conscientes y de los cabecillas de las bandas es abrir el camino y que lxs camaradas lleguen a conocer sus derechos. Si unx no es consciente de sus derechos de los que está siendo privadx el deseo de resistencia llega al mínimo. El síndrome de Willie Lynch está profundamente instalado en la mayoría de lxs presxs de Carolina del Norte. La cura de este síndrome de envidia, desconfianza y miedo continuo  está en la solidaridad y en la conciencia revolucionaria.

En cada una de estas plantaciones rodeadas de alambre de espino en Carolina del Norte ha de haber masas deseosas de dejar claras las cosas y de resistir, comenzando el 21 de agosto y hasta que las demandas se tengan en cuenta – no con promesas, sino con actos. Quienes tengan posición de liderazgo han de plantarse ante la ley y exigir a sus subordinadxs que se adhieran a este llamamiento a la resistencia. Si algunx no tiene un puesto de trabajo al que rechazar incorporarse, ha de buscar otra forma de resistencia que pueda afectar al ciclo diario del confinamiento y afecte a los costes de la cárcel. Huelgas de hambre, no salir al recuento… El gobernador Roy Cooper ha de sentir que esos superavit presupuestarios de los que se jacta se pueden secar en un mes, debido a que tendrá que contratar los servicios que hacemos gratis.

La mayoría de lxs cabecillas me conocéis, y yo os conozco a vosotrxs. Todxs sabemos, todxs somos conscientes de lo que hay que hacer, así que hagámoslo. Somos la causa de nuestro propio estancamiento. Una vez  el conjunto de la prisión sea testigo del compromiso de la jerarquía, entonces no habrá límite que no podamos superar. Estamos limitadxs a lo que nos hemos limitado. Imposible es nada, nada es imposible.

¡Atrévete a luchar, atrévete a ganar!

¡Hasta que cada celda esté vacía!

 

 

La Voz de lxs Defensorxs Presxs (JLS)

Publicado el 12 de agosto

 

En los últimos días, La Voz de lxs Defensorxs Presxs – Jailhouse Lawyers Speak hemos mantenido numerosas conversaciones. Nuestro buzón rebosa de cartas desde cárceles de todo el país. Como presxs, es claro que todxs estamos en sintonía. Como los prisiócratas que supervisan el complejo industrial-carcelario basado en la esclavitud. Las autoridades federales y de los estados se han puesto en alerta a lo largo de la nación. Las tácticas de represión preventiva se han puesto  en marcha para acallar a lxs presxs que abiertamente ponen su influencia para dar voz al llamamiento del 21 de agosto – algo que incluye a figuras menos conocidas públicamente. Lxs presxs informan de algunos estados en que lxs guardianxs amenazan a lxs presxs con tener que atenerse a las consecuencias de secundar la huelga. A pesar de las amenazas, lxs presxs están listos para actuar.

¿Por qué es esto tan importante para nosotrxs? Es ante todo una cuestión de derechos humanos. Lxs presxs son conscientes de que se lxs está tratando como animales.  Sabemos que estas condiciones que nos dañan y matan podrían evitarse si quienes diseñan la política penal asumiesen realmente sus responsabilidades.  Las cárceles de Estados Unidos son un campo de batalla. Todos los días hay presxs lesionadxs por causa de las condiciones en que se les recluye. Para muchxs de nosotrxs es como si realmente nos asesinasen. ¿Qué tenemos que perder?

Carolina del Sur es sólo un reflejo de lo que tenemos que afrontar en otros centros de internamiento estatales y gubernamentales. Se trata de un problema estructural que nuestro país debe enfrentar y abordar. Nuestra propuesta se aglutina en torno a diez demandas nacionales. Instamos a que incluso después del 9 de septiembre se siga presionando para que estas peticiones reciban una solución.  Continuaremos organizándonos en torno a estas demandas hasta que se cumplan.

No esperamos una gran cobertura de la huelga por parte de los medios de comunicación masivos.  Desde luego no esperamos que lxs responsables de las cárceles entreguen información precisa o actualizada. Su trabajo consiste en dar una imagen de normalidad. Solamente informan de un levantamiento cuando les desborda, y entonces lo etiquetan como disturbio. Lxs presxs han de filtrar la información actual. Si la recibes, compártela con otrxs.

A todxs lxs presxs les decimos que pongan fin a la violencia entre ellxs. Más allá de razas, clases o etiquetas, somos unx. Y sí, hemos de actuar por nuestro interés como clase. Apoyamos a todxs lxs presxs. Apoyamos el derecho de lxs presxs a la autodefensa, pero promovemos una línea en contra de la violencia sin sentido entre presxs.

Que esta huelga a escala nacional sea un despertar: lxs presxs destruirán las plantaciones,  desobedeceremos, no consentiremos que se exprima el dinero que nuestrxs familiares han reunido con tanto esfuerzo. Dejemos que prenda la llama. ¡Somos personas! En nombre de lxs encarceladxs de todo el país, agradecemos a quienes nos apoyan manifestando su solidaridad. Mantente alerta, te necesitaremos más que nunca durante la huelga.

 

Con solidaridad, La Voz de lxs Defensorxs Presxs

 

DEMANDAS PARA LA HUELGA

 

1. Mejoras inmediatas en las condiciones de las prisiones y la adopción de políticas penitenciarias que reconozcan la humanidad de los hombres y mujeres encarceladxs.

2. Fin inmediato de la esclavitud penitenciaria. Todas las personas encarceladas en cualquier lugar de detención bajo la jurisdicción de los Estados Unidos deben recibir el salario habitual en su estado o territorio por su trabajo.

3. Debe rescindirse la Prison Litigation Reform Act, esto permitira a las personas encarceladas disponer de un canal adecuado para comunicar sus quejas y denuciar las violaciones de sus derechos.

4. Rescisión de las leyes Truth in Sentencing Act y Sentencing Reform Act, para que los humanos encarcelados tengan la posibilidad de rehabilitación y libertad condicional. Ningún ser humano será sentenciado a muerte por encarcelamiento, ni cumplirá ninguna sentencia sin posibilidad de libertad condicional.

5. Fin inmediato al tratamiento diferenciado a humanos negros y morenos, que resulta en un mayor número de denuncias, sentencias más largas y negaciones de libertad condicional por motivos raciales. A los humanos negros ya no se les negará la libertad condicional porque la victima del crimen era blanca, lo cual es un problema particular en los estados del sur.

6. Fin inmediato a las leyes racistas de aumento de sentencia para integrantes de pandillas, dirigidas a los humanos negros y morenos.

7. A ningún ser humano encarcelado se le negará el acceso a programas de rehabilitación en su lugar de detención debido a su etiqueta de delincuente violento.

8. Las prisiones estatales deben ser financiadas específicamente para ofrecer más servicios de rehabilitación.

9. Deben reinstaurarse las becas Pell en todos los estados y territorios de lo EE. UU.

10. No retirar el derecho a voto de todxs lxs ciudadanxs encarceladxs y lxs que cumplen penas de prisión, detención en prisión preventiva y los llamados “ex-delincuentes”. Se exige la representación. ¡Todas las voces cuentan!

¡Nos comprometemos a extender esta huelga a todas las cárceles de E$$$tado$$$ Unido$$$! Desde el 21 de agosto hasta el 9 de septiembre de 2018, hombres y mujeres en las prisiones de toda la nación van a hacer huelga de las siguientes maneras:

– Huelga laboral – Lxs presxs no acudirán a los puestos de trabajo que tengan asignadxs. En cada penitenciaria se determinará hasta dónde se llegara con esta huelga. Algunas de estas huelgas pueden realizarse en base a demandas designadas para mejorar las condiciones y reducir los daños de la prisión.

– Sentadas – En algunas prisiones, hombres y mujeres van a comprometerse en sentadas pacíficas de protesta.

– Boicots – Todos los ingresos deben interrumpirse. Instamos a que lxs que están fuera no cubran la factura de lxs de dentro. Hombres y mujeres de dentro te informarán de si ellxs participan en este boicot.

– Huelga de hambre – Hombres y mujeres van a renunciar a comer.

 

 

fuente: http://alasbarricadas.org

 


CARTAS DE FRANCISCO CHAMORRO GIMÉNEZ

 

Castellón, 10 de junio de 2018

 

Buenos días, primero quiero decir en este día muchas gracias a la Asociación y a ti, por supuesto y a toda persona que ha escuchado a mi madre. Mi madre, que es la persona que más quiero. Por otra parte, han soltado a un compañero que estaba conmigo en esta enfermería de la cárcel de Castellón I y que está sufriendo lo insufrible, lo han soltado, pero cómo. Con metástasis por todo el cuerpo, cuando ya no se podía mover de su cama. Él mejor que nadie sabe todos los abusos que se están cometiendo en esta prisión. ¡Cuídate, amigo, y que Dios nos dé salud para vernos en la calle! Él bajaba al economato, se pegaba sus partiditas al dominó, pero fue decayendo hasta quedar postrado en la cama. Yo no quiero llegara a ese extremo, por eso prefiero arrastrarme con una muleta, aunque no siempre puedo y también me quedo en cama de los dolores y sin fuerzas. Me mantengo con los 20 euros que me ingresa mi madre, solo para poder comer un poco de jamón cocido y cereales, aunque es todo carísimo, pero, bueno, así me voy manteniendo.

Aunque no quería tocar el tema, te voy a hablar de mi esposa Manuela, que falleció en la prisión de Albolote, en Granada, el 26 de febrero de 2012, de un paro cardiaco. Te cuento lo más breve posible, porque no hay día que no recuerde a mi esposa. Tenemos cuatro hijos y nueve nietos que apenas conozco. El día 15 de febrero, estando trabajando en cocina, me llama la trabajadora social diciéndome que llamase a casa. Llamé a mi hijo Francisco y me dijo: “La Mama está en coma en el hospital”. Caí al suelo desvanecido, porque yo hablaba con Manuela dos veces al mes, por teléfono, lo permitido entonces. Solicité más información sobre su estado, pero no tenía contestación de nadie, estando en un módulo de máximo respeto. Pero nada, no sabía nada, nadie me decía nada. Susana, la trabajadora social, el educador D. José Espejo, que este tío ha sido el que más daño me ha hecho. ¡Cómo son en esta cárcel! Por fin, un funcionario me dejó ir a enfermería y hablé con Don Rafael. Él llamó a sus compañeros de la otra prisión y me dijo: “Siéntate, Francisco, tu esposa está muy mal, le han dado el tercer grado, está en coma, que te lleven lo antes posible”. Total, que llamé al funcionario y le expliqué que quería ver a mi esposa, que estaba muy mal. Fueron pasando los días y nadie me decía nada. No comía, no dormía, solo hacía que llorar y pidiendo por favor que me llevasen, que estaban mis hijos en el hospital y no dejaban de llamar aquí para que me llevaran para Granada.

Ya, por fin, se presenta Dª Celia, el día 20 o 21 de febrero, diciéndome estas palabras: “¿Qué te pasa? ¿Por qué das tanto por culo?”. “¿Qué no lo sabe? Que Manuela está muy mal”. “Bueno, ¿qué quieres?”. “¿pero qué pregunta es esa? Me quiero ir al lado de mi esposa y mis hijos”. “Pues echa la baja de cocina y del módulo”. Pero me lo dijo de malas formas. Y no queda todo ahí. Me sacan de conducción el día 26 de febrero, el mismo día que mi amor se me fue para siempre, de4s`pués de diez años en la cárcel. Hago noche en Picassent, paso por Murcia, campos del Río, donde también hago noche y, sobre las tres dela mañana, me llama un funcionario y me dice que me volvía a Castellón. Entré en cólera. Y al otro día, otra vez lo mismo, a Picassent y, al día siguiente, a Castellón I. allí, me cambian a otro autobús, a Tarragona. Cuando llego, un funcionario preguntó por mí y me dejó llamar. Llama a mi hijo Francisco y me dice: “Papa, a la mama la hemos enterrado hace cuatro días”. A día de hoy, no me creo que mi esposa Manuela está fallecida. No ha conocido ni a los nietos que tiene. Mis hijas, Tamara y Sheila, cayeron en depresión. La pequeña, Tamara, que hoy tiene 17 años, cuando hablo con ella por teléfono, me sigue preguntando por su madre inconscientemente. Dios mío, llevo 16 años en prisión. Todo está denunciado. Por lo de mis esposa estoy esperando respuestas. ¿Qué pasó realmente? Porque le entra un ataque a las 13:15 y la ingresan en el hospital a las 17:35. ¿Qué están encubriendo?

Bueno, hay mucho más, que me gustaría contaros en directo en vuestro programa de radio y a la asociación, si logro que la Señora Jueza de Vigilancia Penitenciaria me dé la oportunidad de seguir mi tratamiento en libertad, que me pertenece, con los controles que me exijan. No aguanto más toda esta presión a la que estoy sometido hace 16 años y algo más. Me comprometo ante toda España a ser referente para todas las personas de luchador y, sobre todo, que mi sitio cabe en la sociedad. Le mando unos documentos de todo lo que he trabajado en la prisión, cobrando y sin cobrar, cocina, mantenimiento, talleres… y cursos, por los que solo te dan hojas meritorias. Tengo méritos por buen comportamiento, pero a mí me han negado siempre mis beneficios penitenciarios. En estos momentos, estoy enfermo y no se me están haciendo los controles que se le tiene que hacer a una persona con cáncer de estómago, demostrado hace 9 meses. Y, para que no digan que soy una persona que ha pasado por la prisión dejando que pasen los años sin hacer nada, os permito a todo que veáis lo que Francisco Chamorro Giménez ha luchado por su libertad. Podéis ver los documentos que demuestran lo que vengo diciendo, desde mi diagnóstico de enfermo y que sea el Pueblo el que juzgue.

Gracias a todos.

Un abrazo a ti y a todos los que forman la asociación.

Francisco Chamorro Giménez

 

 


 

Castellón, 6 de junio de 2018

 

Un saludo cordial y gracias por parte de los internos que nos encontramos en la enfermaría de la prisión de Castellón I.

Soy Francisco Chamorro y os estoy muy agradecido por vuestro interés en mi situación y el ánimo que nos estáis dando que nos hace mucha falta. Sólo de pensar que sigue habiendo humanidad en la sociedad que vivimos. Radio Tokata y todos los que hacen posible que se oigan las voces de las personas más desamparadas y aisladas de la sociedad, que somos los enfermos que nos encontramos en las enfermerías de las prisiones. Perdón por mi letra, pero estoy perdiendo mucha fuerza en los dedos, en las piernas y en general. Esto es un calvario continuo, quiero resumir todo lo que nos está pasando, en especial a mi madre, Rosa, y a mí, Francisco, que estoy perdido, no me responde mi cuerpo y psicológicamente, si quieres que sea sincero, muchas veces me pongo a llorar sin saber que lo estoy haciendo. Estoy en el punto en que la locura se apodera de mí. No puedo casi comer, me arrastro con una muleta. Por favor, que me dejen tranquilo.

Desde el 19 de enero que ingresé en esta prisión, en la enfermería, estoy sufriendo con las dudas de si alguna vez se acabará todo esto. El trato es brutal, no tengo fuerzas para seguir. Desde que mi madre y otras muchas personas se manifestaron en el juzgado, solo recibo amenazas por parte del educador y el trabajador social, mandados por la subdirectora de tratamiento. Hoy se me han presentado estos dos señores por quinta vez diciéndome que pare a mi madre, que ya puede hacer lo que quiera que me como la condicional con papas, y que haga un escrito a la subdirectora pidiéndole disculpas. Y que el día que tiene prevista la manifestación que la aborde en la puerta de la prisión, que le impida seguir dando por culo. Esas han sido sus palabras, que las consecuencias las voy a pagar yo, que ya las estoy pagando. No me hacen caso ni los médicos; cuando con estos malditos dolores bajo a pedir ayuda, o no está el médico o se niega a atenderme sin palabras. Pues, chico, Paracetamol o Nolotil pinchado, tengo las nalgas llenas de bultos de tanto pinchazo. Hoy, harto de tantas mentiras y a causa de lo que me está pasando con el educador y el trabajador social, le he preguntado al subdirector médico qué pasa con lo que pidieron los médicos del hospital en febrero, que se me enviase a casa, ya que en la prisión no llevo el tratamiento correspondiente. Su contestación es que él ya había hecho ese mismo informe, porque hablaron con otra doctora y lo entregaron el 24 de febrero a la subdirectora. ¡Pero, por los clavos de Cristo! ¿Qué quiere esta señora? ¿Qué tiene contra mí? ¿Quién está mintiendo? Solo quiero recuperarme, aunque sea como lo estoy haciendo. Quiero vivir y que no me atormenten tanto, porque me están haciendo mucho daño, ya que los presos no tenemos la misma atención médica que el que está en la calle.

El mes pasado, mayo, día 8, tenía que salir al hospital, a una gastroscopia y lo suspendieron para un mes más tarde. Hoy, 9 de junio, tengo la salida a las 9:30. Me han dicho que esté preparado, son casi las 2 de la tarde y sigo esperando en ayunas. Por favor, que se acabe todo esto ya. La gastroscopia es importante, porque, desde que caí enfermo, en abril de 2017, el médico me decía que era normal que vomitara tanto, que era del hígado. Se jubila en julio como subdirector médico. Y a mediados de abril la doctora Rosa me saca al hospital general y dicen que estoy muy bien. Me llevan de conducción vomitando sangre negra. Era un vómito que olía muy mal; no era sangre todo, sino mezclada con líquidos del estómago. En Picassent, el médico dice que los que pasan en tránsito solo se nos da la medicación ya prescrita. Le conté lo que me estaba pasando y me dijo que me esperase a llegar a Estremera. En Villena, con todo el dolor que tenía, cuando vino la ATS, no me dejó ni hablar, que no era su problema. De hecho, por una rejilla de la puerta, me tiró la medicación y se fue: Almax y paracetamol de 1000 mg. Al otro día, al salir de la celda, me desmayé, me metieron en una habitación y, cuando desperté, estaba dentro del autobús y me dolía mucho la cara. Cuatro días después, llego a Navalcarnero y un preso me dijo. “¿Cómo estás? Porque no veas los guantazos que te daban en Villena los funcionarios. No recordaba nada, pero, cuando me vi en el espejo, tenía la cara llena de golpes. Pero los funcionarios de Valdemoro ni me hicieron caso y me sacaron a enfermería. El médico no me preguntó por qué tenía la cara toda llena de moratones, pero sí me preguntó por qué me quejaba tanto y le conté lo que me estaba pasando. Me hizo una ecografía y me dijo: “Tienes algo en el estómago, tendrás que aguantar hasta llegar a Estremera.

En mayo, día 8, ingreso en el módulo 1. La médica, en este caso, pasaba consulta cada 15 o 20 días, pero esta señora me decía que no siguiese contando cuentos. Todo el mes de mayo, me sacaban a urgencias de la enfermería de la prisión y siempre lo mismo. El 22 de junio, ya empecé a vomitar mucha sangre y a perder el conocimiento, y esta doctora, que está denunciada, me dice: “Te voy a sacar al hospital, pero, como no tengas nada, ya hablaremos tú y yo”. Me hicieron analíticas y más placas y me diagnosticaron cólico de vesícula. Otra vez al furgón, como un perro, y para la cárcel. Yo confiaba en los médicos. Fueron tres veces las que me sacaron a urgencias del Gregorio Marañón, hasta la última, que una doctora me dijo: “te voy a hacer una gastroscopia”. Y la dieron para el 12 de septiembre, esto a finales de junio, y ese mismo día, estando en el módulo de la UTE tres meses, otra vez me desmayé y todos los compañeros se pusieron en pie de guerra, reclamando que, por una vez, me viese un médico, no un matasanos. Y, por fin, metido en un furgón, esposado y vomitando, una hora de viaje, que me creí que me moría por el camino. Me ingresan y el médico Víctor, internista y el cirujano me dicen lo que tengo: cáncer de estómago, el 13 de septiembre, y que pintaba mal, en diez días me tenían que operar y quitarme todo el estómago, lo demás ya lo pone en los informes. Ahora, todo lo que me pasa en este hospital: dos infecciones de sangre, me atraviesan los pulmones por varios sitios, de estar pesando 84 kilos, voy bajando progresivamente de abril a septiembre de 2017, hasta los 46 kilos.

Hoy, 8 de junio, después de suspenderme en mayo la gastroscopia, me dice un ATS que no me han sacado porque no había policía para el traslado, pero a otro compañero sí lo han sacado con la policía al mismo hospital. Un funcionario me dice que por parte del médico de la prisión sí estaba preparada la salida, pero de arriba no habían firmado mi traslado al hospital. Pero, por favor, que están acabando conmigo. ¿Qué es lo que quieren de mí? ¿Me corto el cuello y me mato o esperan a que me vuelva loco? No sé ni lo que hacer ya. El educador y el trabajador social incordiando con que haga el escrito de disculpas a al subdirectora. La psicóloga no se ha dignado en estos seis meses a atender mis instancias. El jurista lo mismo. No quiero hacer sufrir más a mi madre, porque ella ya ha sufrido bastante con las palizas que le daba mi padre fallecido. Le pegaba con palos, puñetazos, patadas… hasta le abrió la cabeza con una piedra. Quería matarla, pero ella se escapó con mis dos hermanos a casa de mi abuela, en Vilareal. Yo me quedé, pero mi madre no paró hasta que la guardia civil vino con ella y con mi abuela y me llevaron con ellas. Mi madre ha sufrido mucho de verdad. El otro día, cuando la vi en la televisión, me emocioné, no se merece que la engañen de esta forma ni que no le den ninguna clase de información como están haciendo. Y lo que le dijo la subdirectora de tratamiento, delante del abogado: “ponte el teléfono fijo que en dos semanas tu hijo está contigo”. ¿Por qué nos hacen esto?

 

Francisco Chamorro Giménez

 

fuente: https://familiasfrentealacrueldadcarcelaria.noblogs.org/