Italia: Declaraciones leídas durante el nuevo juicio de Scripta Manent

05-12-2022

Anna Beniamino

Este es un juicio político, que desde el principio tuvo como objetivo la administración de un castigo ejemplar, un juicio a nuestras identidades como anarquistas en lugar de a los hechos, un juicio a aquellxs que no abjuran de sus ideas.

Una masacre atribuida sin pruebas es la culminación de un esfuerzo creciente de la lucha antiterrorista y de la fiscalía por exorcizar el fantasma del anarquismo de acción.

La imposición del régimen del 41 bis a Alfredo Cospito, culpable de mantener relaciones con el movimiento anarquista desde la cárcel, forma parte del mismo diseño. La huelga de hambre hasta el amargo final que el compañero lleva a cabo desde el 20 de octubre es el último recurso contra el aislamiento y la privación sensorial, física, psíquica, contra una mordaza política. Una mordaza que le ha impedido incluso leer los motivos de la propia huelga.

El 41 bis es el grado extremo de ensañamiento de los regímenes diferenciados: cárceles donde el aislamiento continuo y el hacinamiento de las secciones comunes son las dos caras de un sistema destinado a aniquilar a lx individux. Cárceles donde se han producido y se producen masacres, las de verdad: en la represión de las revueltas de 2020, en el goteo de suicidios, en el tratamiento de lxs presxs más pobres y frágiles como «material residual» de la sociedad tecno-capitalista imperante.

Si algo le ocurre a Alfredo Cospito cualquier individux con pensamiento crítico comprenderá quienes son lxs instigadorxs y ejecutorxs de su aniquilación física, al no haber llevado a cabo la política e ideal. Soy consciente de que soy rehén de un sistema que oculta su colapso político, económico, social y medioambiental tras el fetiche de la «seguridad» y el «terrorismo».

Oponerse a esto es necesario. Puedes destruir la vida de la gente, no conseguirás extinguir el pensamiento y las prácticas antiautoritarias. No conseguiréis romper la tensión revolucionaria, no conseguiréis extinguir la anarquía.

Saludo a Alfredo y a todxs lxs compañerxs

 

Alfredo Cospito

Sólo leo cuatro líneas. Antes de desaparecer definitivamente en el olvido del régimen del 41 bis, permítanme decir algunas cosas y luego callaré para siempre. La justicia de la República Italiana decidió que, por ser demasiado subversivo, ya no podría tener la oportunidad de volver a ver las estrellas, la libertad. Me enterraron definitivamente con una cadena perpetua, que no dudo que me darán, bajo la absurda acusación de haber cometido una «masacre política», por dos atentados de manifestación en plena noche, en lugares desiertos, que no debían ni podían herir ni matar a nadie. No contentos, además de la hostil cadena perpetua, ya que desde la cárcel seguí escribiendo y colaborando con la prensa anarquista, se decidió taponarme la boca para siempre con el bozal medieval del 41 bis, condenándome a un limbo interminable en espera de la muerte. No lo toleraré y no me rendiré, y continuaré mi huelga de hambre por la abolición de la 41 bis y la cadena perpetua hasta mi último aliento, para concienciar al mundo de estas dos abominaciones represivas de este país. En este régimen somos 750 y yo también lucho por ello. A mi lado están mis hermanos y hermanas anarquistas y revolucionarixs. Estoy acostumbrado a la censura y a las cortinas de humo de los medios de comunicación, cuyo único objetivo es dejar en evidencia a cualquier opositorx radical y revolucionarix.

Supresión del régimen del 41 bis

Abolición de la cadena perpetua hostil

Solidaridad con todxs lxs presxs anarquistas, comunistas y revolucionarixs del mundo

Siempre por la anarquía

Presentación del libro «El árbol torcido» en Castellón

El martes 13 de diciembre a las 19h se presentará el libro “El árbol torcido”, de Ángela Valeiras, en la sede de la CGT Castellón, Av. La Vall d´Uixó, 30, Entresuelo B.

El árbol torcido es una obra autobiográfica en la que la autora Ángela Valeiras rememora y retrata toda una época mediante el relato de la historia de su familia. El principal hilo conductor es la historia, muy difícil, de su hermano El Tato. En el primer capítulo, asistimos al nacimiento de José (el Tato), y el libro concluye después de su fallecimiento, ya en los años de la Transición. En el libro se tratan diferentes temas sociales: memoria histórica, violencias machistas, prisión, SIDA, exclusión social…

Ángela Valeiras se define como, entre otras cosas, médico, astróloga, escritora a ratos libres, humanista de corazón y hermana del Tato, a quien dedicó el libro, que entró en prisión a los 16 años y fue militante represaliado de COPEL a los 17 años.

En algunos de sus pasajes nos habla de la historia de CNT y de la COPEL vivida por ella y algunos de sus familiares, de su detención estando embarazada acusada del conocido como Caso Scala y otros momentos históricos relevantes.

Debido a su experiencia de vida Ángela ha decidido dar todos los beneficios del libro a entidades de lucha pro pres@s.

Tendremos la suerte que nos acompañe en la presentación Gracia Amo, presidenta de la Asociación de Familias de Presos de Cataluña. Quien nos aportará una visión actual de la situación de las personas privadas de libertad en la actualidad.

CGT Castelló

 

Charla: Autogestión de la salud en las prisiones. Una herramienta de lucha y resistencia

 

El viernes, 11 de noviembre, a las 19:00, en La Casa de las Palabras (C./ San Ignacio, 9. 47003 Valladolid)

LA SUB MEDICINA EN LAS PRISIONES VA DE MAL EN PEOR

Pocos, mal pagados, escudo de los carceleros con que cumplir las normas represivas más abyectas, y dependiendo siempre en sus decisiones del placer de los superiores jerárquicos (Director y Jefes de Servicio ) de las prisiones donde ejercen lo que podríamos llamar SUBMEDICINA, así llevan gestándose las condiciones de trabajo de quienes la practican. Por eso más de la mitad de las plantillas de médicos de las cárceles españolas han abandonado ya el barco. A bordo quedan sin citas externas de sus problemas crónicos, sin otra cosa que pastillas para dormirse o despertar, alternando en los casos menos sumisos las contenciones mecánicas, las palizas y el aislamiento, pensando en el suicidio, llevándolo a cabo o, simplemente, muriendo lentamente.

¿Qué se puede esperar de la privatización que se implanta ya de forma acelerada y creciente en la Sanidad Penitenciaria, como en Cáceres, A Lama, Teixeiro, Cuenca, Mallorca…?

Si echamos un vistazo a todas y cada una de las «externalizaciones» de servicios públicos, y estando legitimado por los Gobiernos su derecho a sacar rentabilidad económica a sus prestaciones, el dibujo ya está hecho:

Restricciones de todo tipo, precariedad absoluta de sus trabajadores, y baja calidad de la asistencia que presten. SI ÉRAMOS POCOS, PARIÓ LA ABUELA.

Por eso y por la dignidad de las personas encarceladas planteamos la AUTOGESTIÓN DE LA SALUD, como herramienta de lucha y resistencia.

AUTOGESTIÓN COMPARTIDA DE LA SALUD DE LAS PERSONAS PRESAS

El viernes 11 de Noviembre presentaré en Valladolid una Guía para la Autogestión de la Salud compartida en las prisiones, con la pretensión de contribuir a la lucha de las personas presas por sus derechos y de que sirva como herramienta contra el poder punitivo penitenciario. Ni se trata de algo novedoso ni es una ocurrencia mía. Por el contrario, aquí se plantea una alternativa al estado catastrófico de la llamada sanidad penitenciaria y con medios al alcance de todas las presas y todos los presos, ya que la perspectiva a muy corto plazo de la asistencia que actualmente se recibe y más donde no hay transferencias en esta materia (sin apenas salidas a consultas hospitalarias y tratamientos fuera de la mayoría las prisiones ) es a empeorar más si cabe y conduce aceleradamente a la privatización con medios cuartelarios ya iniciada. Por eso me parece oportuno plantearla y estimo que es muy necesaria. He tratado de compilar diversos trabajos previos de salud mental: el de Javier Erro «Saldremos de esta» y las diversas prácticas de relajación que se sugieren en el texto de los presos italianos de la cárcel de Cuneo «Manual de supervivencia en la cárcel», así como los manuales del colectivo Sumendi y particularmente el de Antonio Palomar sobre el Poder curativo del cuerpo, en temas de nutrición o el clásico de Eneko Landáburu («Cuídate compa»), y finalmente el libro de Nicole Rose «la herbolaria de lxs presxs». Pero, sobre todo, este planteamiento debe basarse en los principios del Apoyo Mutuo y por tanto compartido y apoyado en la idea de OMNIA SUNT COMMUNIA por cuantos participen. Esto es innegociable, pues, respetando las individualidades, concebimos imprescindible la acción colectiva.

Gonzalo Tejerina Lobo

Chile: Saquemos a Alfredo Cospito del aislamiento

23-10-2022

Francisco Solar

La huelga de hambre como herramienta de lucha es el último recurso que tiene el/la presx para combatir la asfixiante vida en prisión. Es una medida extrema en donde se pone el cuerpo como última trinchera de combate. La urgencia determina la decisión de llevar adelante una lucha de estas características. Urgencia que, sin lugar a dudas, presenta hoy la situación del compañero Alfredo Cóspito a quien el Poder intenta acallar bajo un aislamiento demencial.

Percibieron sus acciones como duros golpes que, de ser replicados y multiplicados, pondrían en aprietos al orden impuesto. Vieron en sus escritos y propuestas importantes aportes a las ideas y prácticas sediciosas que constituyen un peligro para cualquier expresión de autoridad.

Y no se equivocan.

Por esos motivos han decidido aplicar el 41 bis a Alfredo. Ante esta arremetida no nos queda más que responder con fuerza, con decisión, teniendo claro que esta es una lucha por Alfredo y por todxs lxs que nos posicionamos contra el Poder. Entendiendo la importancia que significa dar esta batalla, percibiéndola como una oportunidad para estrechar lazos y complicidades en un internacionalismo de acción.

No es momento para la reflexión ni para el debate. Es momento para la guerra, para la irrupción violenta, para dar vida y potenciar esa solidaridad revolucionaria que constituye parte de nuestro arsenal práctico que sabemos utilizar.

Nutrámonos de nuestras experiencias pasadas para sacar lo mejor de lo nuestro y agrietemos esta normalidad ciudadana con contudentes golpes que demuestren la peligrosidad de la solidaridad anárquica.

Dejemos de lado los discursos victimistas y ataquemos al Poder allí donde se encuentre, ya que esa es la única manera que tenemos para sacar a Alfredo del aislamiento y terminar con el 41 bis. Y mientras mas contundentes sean estos ataques su impacto será mayor y, por lo tanto, su capacidad de incidencia e irrupción aumentará, lo que ciertamente fortalecerá las expresiones de solidaridad anárquica.

¡Saquemos a Alfredo Cóspito del aislamiento!

¡Terminemos con el 41 bis!

¡Viva la Anarquía!

Fracisco Solar

Cárcel La Gonzalina – Rancagua

Octubre 2022

+ info sobre la huelga de Alfredo Cospito

Alemania: Dar espacio a lxs sin nombre, sin rostro y sin voz

27-09-2022

Thomas Meyer-Falk

El horror, la tristeza, la rabia, la ira y el sentimiento de desamparo, de impotencia. El estallido a corto plazo de los afectos y la agitación de las emociones por aquí, los sentimientos duraderos y persistentes por allá, y todo esto antes de lo que llamamos estado de ánimo, colorea el fondo de nuestra experiencia, es, por así decirlo, la capa primordial, la base del sentimiento.

Es el calentamiento global, lo que se llama “crisis climática”, como si se tratara de una crisis temporalmente manejable y no de un cambio mundial que se extiende por generaciones, ante cuya lámina deben leerse todos los conflictos posteriores, porque se exige una cooperación que se extienda por el mundo, una unión.

En lugar de ello, se desencadenan guerras horribles, la que nos toca en Europa Central por razones muy diferentes en la zona de Ucrania, pero también en el Kurdistán, en Siria, en Yemen, en muchas regiones de África. Conflictos en Sudamérica, en Asia básicamente no hay región del mundo donde no se libren conflictos militares que, a su vez, provocan aún más horror, dolor, ira y rabia.

Sin olvidar los antagonismos económicos. Tan triviales como existenciales: ¡Ricxs contra pobres! Cada vez más superricxs contra cada vez más superpobres. Cada vez más explotadorxs contra explotadxs.

Las cárceles están llenas también por eso. La gente es encarcelada si no quiere seguir perteneciendo a lxs superpobres. O si la gente va más allá del estrecho corredor que los sistemas gubernamentales mantienen abierto para las protestas para articular su miedo, pero también su ira sobre las condiciones existentes, también son encerradxs. Cuando la gente expresa sus opiniones discrepantes, como ocurre actualmente en Rusia, por ejemplo, puede acabar en campos. También se encarcela a las personas que ya no pueden soportar el brutal presente sin aturdirse, que toman diversas sustancias para evadirse en un colorido mundo de ilusión. Dependiendo del país, se impone incluso la pena de muerte. Y las personas que huyen del hambre o de una situación de vida desesperada, también son encerradas en cárceles, cuando no asesinadas, o se establecen regímenes fronterizos inhumanos que provocan la muerte de innumerables personas.

Las Semanas de la Solidaridad, como esta de agosto de 2022, son un estímulo para lxs que están en las cárceles, así como para lxs que están amenazadxs de ser encarceladxs. Porque es un trabajo contra el olvido. Por regla general, el interés por las personas disminuye cuando su proceso penal ha terminado. Pero la semana solidaria vuelve a poner en el punto de mira los nombres, los rostros y las voces de lxs afectadxs.

Se trata de una tarea de Sísifo, porque el número de presxs aumenta en lugar de disminuir, y todo esto ocurre con el trasfondo de conflictos y disputas existenciales, que a su vez atraen toda la atención.

Tanto más hermoso es que haya personas extramuros que llenen de vida esta semana de solidaridad en agosto y la mantengan viva.

Con saludos cordiales

Thomas Meyer-Falk

JVA(SV)

Hermann-Herder-Str.8

D-79104 Friburgo

Alemania

anarquia.info

Grecia: Willem Van Spronsen – Siempre a la ofensiva en las cruces de las fronteras

12-07-2022

*foto: Grafiti en memoria del anarquista Willem Van Spronsen en la fachada del edificio de la Bouboulina Anacatelliana (agosto de 2019)

Hace tres años, el 13 de julio de 2019 en el estado de Washington, el anarquista antifascista Willem Van Spronsen libró su última batalla en una acción armada contra un centro de detención de inmigrantes.

Dimitris Chatzivasileiadis

“No me quedo de brazos cruzados.

No necesito decir nada más.

Dejo a un lado mi corazón roto y me curo de la única manera que sé, siendo útil.”

Willem Van Spronsen

Oficialmente, se han contabilizado 700 migrantes muertxs en el Mediterráneo en los últimos seis meses. En el caso del Egeo Norte la cifra es casi nula porque nadie lleva la cuenta. Como los recuentos oficiales han disminuido en años anteriores, desde que el gobierno de izquierdas selló el Evros, la práctica de ahogar a lxs migrantes ha aumentado. El gobierno actual ha sistematizado un método: el sabotaje de los barcos y el abandono en la frontera marítima. Además, se suele aplicar el mismo método a las personas que consiguen llegar a la orilla: volver a subir al barco a punta de pistola, remolcarlo en medio del océano y sabotear la embarcación. La aniquilación contabilizada del número de migrantes que llegan equivale a tantos asesinatos como el número medio de llegadas antes del inicio de la repatriación sistemática. El exterminio masivo diario puede y ha continuado sin obstáculos desde que el Estado, con la ayuda de lxs fascistas, convirtió la costa oriental de las islas del Mar del Norte en un “refugio seguro”.

Egeo exclusivamente como zona militar, inaccesible incluso para las organizaciones institucionales. Precisamente así, en las fronteras de la UE y del territorio griego, se está llevando a cabo una masacre de clase de larga duración, ni más ni menos política que la guerra intraimperialista en la zona ruso-ucraniana. Una masacre indiferente a lxs cómodxs europexs y griegxs, bipartidistas e izquierdistas, ya que lxs alemanxs “no sabían” de los campos de exterminio nazis.

El compañero Willem rompió la frontera invisible, hizo estallar el silencio culpable, atacó con su cuerpo la miserable distinción de clases, el canibalismo antisocial de lxs que no arriesgan su piel mientras habitan en el matadero, en los territorios de lxs amxs. Con la pistola en la mano.

Lxs mártires de la revolución vigilan los pasos fronterizos

Willem Van Spronsen – Siempre adelante en nuestro camino

DIMITRIS CHATZIVASILEIADIS

Prisión de Domokou

12 de julio de 2022

Anarquia.info

¡Un montaje y una farsa!

 

Mohamed Achraf

31-07-2022

Resistir es vencer

… aquí sigo luchando y resistiendo como siempre. Me encuentro en la cárcel de Madrid 3 desde el 9 de junio. He tenido juicio los días 4, 5, 6, 7 y 21 de julio, después de casi cuatro años de prisión preventiva. Como ya te he comentado en otras ocasiones, esta causa es un montaje, es la segunda parte del montaje anterior, de las cloacas policiales, guardia civil, carcelarias y judiciales. Esta causa es idéntica a la anterior, en todo, e incluso en las ilegalidades, irregularidades y en las violaciones de los derechos fundamentales a la defensa, a la presunción de defensa, a la tutela judicial efectiva y al juicio justo de los cinco acusados que somos en esta causa. Se saltaron todas las garantías procesales desde el principio hasta el final, entre ellas la propia causa esta instruida sobre falsedades, mentiras y acusaciones falsas sin ningún indicio y mucho menos pruebas. Además ya hemos sido juzgados y condenados anteriormente por las mismas acusaciones.

Nos juzgaron sin cometer ningún delito, y a pesar de la inexistencia de delitos. Nos tienen totalmente desinformados desde el principio. Tanto el juzgado central de instrucción nº1 como la sala de lo penal sección cuarta, no nos informaron de las acusaciones, ni de su naturaleza, ni de su significado y se negaron a entregarnos el sumario a pesar de solicitarlo en varias ocasiones por los acusados y por los abogados. Hasta la fecha no tenemos y nunca hemos tenido acceso al sumario, ni lo que obra en él!!! En mi caso he dirigido varios escritos desde 2017 hasta 2022. Tanto al JCI nº1, como a la sala de lo penal sección cuarta, solicitando que se me entregue y que se me notifique el testimonio de las actualizaciones y la copia del sumario 6/2021 de las diligencias previas 54/2017, y todas mis solicitudes han sido ignoradas y no contestadas como obra en el sumario. Las solicitudes de mi abogado han sido contestadas por el juez instructor y por los jueces de la sala de lo penal en autos que carecen totalmente de motivación, diciendo que no es necesario entregarme el sumario, porque lo tiene el abogado! Hemos insistido en varios escritos tanto yo como mi abogado en que el que tiene la obligación de entregarme y notificarme el sumario es el juzgado de instrucción y la sala de lo penal, exponiendo las razones por las que el abogado no puede enviarme el sumario por varios motivos, entre ellos el volumen del sumario que contiene siete mil folios en papel y que esta disponible en pendrive, que tampoco me lo permiten por encontrarme en régimen cerrado, y por falta de ordenador, etc., otros motivos son la lejanía de las cárceles donde me tenían siempre lejos de Madrid, la intervención de mis comunicaciones incluso con mis abogados, etc. Ni siquiera nos notificaron el escrito de acusación de la fiscalía, ni la cédula de citación para el juicio! incluso cambiaron la composición de los jueces de la sala de lo penal, cambiaron los jueces en el último momento en la misma mañana del primer día del juicio sin informarnos y sin informar a los abogados que se enteraron unos minutos antes de empezar el juicio!!! En definitiva, la causa es un montaje y el juicio es una farsa, donde se ha juzgado al islam como religión y a nosotros los cinco musulmanes por serlo, y además han juzgado a la libertad religiosa, a la libertad de expresión, a la libertad de opinión, a la libertad de pensamiento y a la libertad política.

Es una causa inquisitorial y el juicio es un juicio de inquisición, que viendo las sesiones del juicio y lo que decían las cloacas policiales y la fiscalía, recuerda exactamente a los Tribunales de inquisición.

Para escribirle:

Mohamed Achraf

Centro Penitenciario Madrid III

Ctra. Pinto-San Martin de la Vega, km. 4,5

28340 Valdemoro (Madrid)

Un interno del CIE Zapadores denuncia que 4 policías le dieron una paliza

València, 28 de julio de 2022 – Cuatro agentes de la Policía Nacional del CIE de Zapadores dieron una paliza a un interno que solicitó asistencia sanitaria “porque sentía un fuerte dolor en mi muela inferior derecha”, según consta en la denuncia que la víctima presentó en el juzgado de guardia de València el pasado lunes. El chico también les acusa de haberle aislado en una habitación sin ni siquiera darle agua mientras le miraban “y se reían”, lo que le provocó un estado de ansiedad y frustración que le llevó a autolesionarse.

En la noche del miércoles o jueves de la pasada semana -el joven no recuerda la fecha con precisión-, Y. B. pulsó el timbre de la celda para avisar a la policía mientras gritaba de dolor y reclamaba atención sanitaria para su muela. Pasados unos minutos, asegura que 4 policías entraron con “actitud violenta” y uno de ellos le dio un empujón que lo tiró al suelo. En ese momento, los agentes “comenzaron a golpearme dándome patadas en el cuerpo”; Y. B. trató de protegerse, pero afirma que un agente le dio una fuerte patada en la cabeza que le alcanzó el ojo. El informe médico de la exploración que le realizaron un día después constató “múltiples excoriaciones superficiales longitudinales en tórax y miembro superior izquierdo” y “hematoma peritobitario izquierdo”.

Tras la agresión, presenciada por los compañeros de celda, los policías “me agarraron fuertemente y, con las manos inmovilizadas detrás de la espalda” le sacaron de la celda. No le llevaron al médico del CIE sino que a “empujones” lo bajaron al piso inferior y le encerraron durante una hora en una habitación. Y. B. explica al juez que durante ese tiempo sufrió fuertes dolores por los golpes que había recibido, que se negaron a darle agua y vio, a través de la ventana del cuarto, “como los policías se reían mientras me miraban”. Confiesa que esa situación le provocó un fuerte estrés, ansiedad y frustración, por lo que alcanzó tal grado de desesperación que “me produje una serie de cortes en el cuerpo con un metal que pude extraer de la persiana (…) llegando a tener ganas de suicidarme por haber vivido una situación tan difícil sin que nadie prestara atención a mis quejas y dolores”. Al día siguiente lo llevaron a un centro médico y le recetaron distintos medicamentos que debía tomar cada 8 horas, pero hasta el día 25 no le dieron ninguno, afirma en la denuncia.

La víctima solicita al juez que se aporten las grabaciones de las cámaras del CIE, la identificación de los agentes de servicio que pudieron haber participado en los hechos, la toma de testimonio a los testigos y que le explore el médico forense. Además, argumenta que al estar privado de libertad bajo la custodia del Estado, éste es responsable indirecto de la agresión y no puede autorizar su expulsión porque se estaría protegiendo a sí mismo. Por tanto, reclama que se suspenda su expulsión, “debiendo prevalecer mi condición de víctima hasta tanto se esclarezcan los hechos”.

La Campaña por el Cierre de los CIE y el fin de las deportaciones también exige que se paralice su expulsión mientras se investiga lo ocurrido, se determinan las responsabilidades directas e indirectas y se castiga a los culpables. Exigimos que no vuelva a suceder lo mismo que en anteriores casos de presuntas agresiones policiales en el CIE: quedan en la impunidad porque se actúa con diligencia para expulsar a la víctima, pero no se tiene la misma premura en investigar la denuncia y acaba siendo archivada por ausencia del interesado.

Sin protocolo de prevención de suicidios

Las circunstancias de este nuevo caso de denuncia de agresión guardan estrecha relación con las deficiencias de funcionamiento detectadas en el reciente informe sobre Zapadores del Mecanismo Nacional de Prevención de la Tortura (MNP) del Defensor del Pueblo (https://mapamnp.defensordelpueblo.es/%2faccesibilidad%2f2772022172058resumen.PDF). El documento recoge las conclusiones de la última visita a este CIE realizada por personal técnico del MNP el 18 de noviembre de 2021.

Más de dos años después del suicidio en Zapadores de Marouane Abouobaida, “no existe un Protocolo de Prevención del Suicidio propiamente dicho, ni una valoración específica del estado de salud mental o afectación emocional por el internamiento en el CIE, así como tampoco se valora el riesgo suicida, ni siquiera la historia clínica tiene un apartado para la exploración psicopatológica”, se afirma en el informe. Y. B. reconoció que mientras permaneció aislado en una habitación tuvo pensamientos suicidas y se llegó a autolesionar, pero en ningún momento actuó la policía para evitar males mayores. La policía de Zapadores también aisló a Marouane y sólo intervino cuando ya se había quitado la vida.

La carencia de asistencia psicológica o psiquiátrica en Zapadores es especialmente grave ante la “presión mental” que sufren los internos por la falta de actividades en el centro y que “desencadena emociones de rabia, frustración, apatía, etcétera”, según pone en evidencia el Defensor. Por eso, en el informe del MNP se pide que se cree una consulta de asistencia psicológica y psiquiátrica. Respuesta del CIE de Zapadores a esta recomendación: sin respuesta.

Además, cuando se producen casos como el de Y. B. no existe un procedimiento sobre cómo actuar ya que en Zapadores “se carece de libro de quejas de malos tratos y de protocolo de tramitación de quejas y denuncias por malos tratos”, se denuncia en el informe. Y. B. ni siquiera pudo dar el número de placa de los policías a los que ha denunciado porque muchos de ellos no la llevan visible, tal como constata el MNP. Y si la policía le hubiera permitido acudir al servicio médico del CIE tampoco se sabe qué destino hubiera tenido el parte de lesiones pues el personal médico lo hubiera remitido al director del CIE para que decida el trámite a seguir. El MNP le vuelve a exigir al servicio médico que remita los partes de lesiones directamente al juzgado de guardia y al juzgado de control del CIE ya que así lo establece la ley de enjuiciamiento criminal.

Zapadores, al igual que todos los CIE, sigue siendo un lugar sin derecho a tener derechos

CIEs NO

Chile: A dos años de nuestro encarcelamiento

Mónica Caballero y Francisco Solar

14-07-2022

Siempre hemos priorizado en no tener intermediarios a la hora de comunicarnos, que nadie hable por nosotrxs y en estos días que cumpliremos dos años desde que lxs que sustentan la hegemonía del Poder y la fuerza nos encerraron en estas fosas de cemento llamadas cárceles, no será la excepción.

Este segundo año de presidio traerá consigo el fin del plazo investigativo de nuestro proceso legal, es decir que el periodo en el cual la fiscalía y la decena de querellantes podían recabar antecedentes en nuestra contra, terminará. Al cerrar la investigación se abre un proceso intermedio previo al juicio.

La investigación judicial en nuestra contra no ha escatimado en recursos; los policías han hecho grandes esfuerzos en no dejar ningún cabo suelto. Con nosotrxs se busca dar una condena ejemplificadora que logre atemorizar a cualquiera que haga suya la práctica de la violencia política, especialmente en lo que respecta a la colocación y envío de artefactos explosivos. Además para lxs poderosxs no somos desconocidxs, en mas de una ocasión nos han sentado en el banquillo de lxs acusadxs, y en todas éstas hemos dejado clara nuestra postura anárquica. Nuestra actual situación legal está estrechamente ligada a nuestros procesos judiciales anteriores.

Somos autocríticxs con respecto a nuestros errores al momento de actuar, cada uno de ellos son parte de nuestra experiencia y aprendizaje, los que apelamos que sirvan también para otrxs. Nos sentimos parte de un largo camino de luchas contra del dominio, camino histórico que cambia a partir de los distintos escenarios de conflicto.

Hace muchos años que decidimos transitar por los caminos negadores de la anarquía, entendiendo a éste como una tensión constante que en su dialéctica constructiva/destructiva no se plantea como una verdad absoluta ni como un lugar de llegada.

Nuestra vida no está disociada de nuestro enorme deseo de querer vivir lo mas acorde con nuestras ideas, esto lo asumimos con todas las contradicciones que conlleva, como de la misma forma sus consecuencias.

En estas letras nos interesa nuevamente enaltecer y alentar el ataque contra cada expresión del Poder. Somos enfáticxs en afirmar que entendemos los actos de venganza y sabotaje como una urgente necesidad, cuya multiplicación y propagación fortalece innegablemente los espacios y posicionamientos anárquicos de combate. Creemos que la apuesta debe ir necesariamente por la cualificación del conflicto, por salir de los espacios de comodidad para ampliar perspectivas y golpear donde mas duele.

En este sentido, saludamos cada acción explosiva llevada a cabo estos últimos meses, las que sin duda son un aporte y refuerzan la guerrilla urbana anárquica.

Cada ataque al Poder desde una perspectiva antiautoritaria son válidas para nosotrxs.

La fecha en que nos juzgarán se aproxima, sabemos que existen posibilidades de pasar una larga temporada secuestradxs en las prisiones del Estado, estamos preparadxs para ello gracias al apoyo fraterno de un sin fin de compañerxs que con cada gesto logran iluminar la noche.

En estos dos años de encierro hemos formado parte de la instancia «Presxs anarquistas y subversivos», enfocándonos en la vuelta a la calle de nuestro compañero Marcelo Villarroel, a quien se le mantienen las condenas de la fiscalía militar perpetuando su encierro. Lograr la salida a la calle de Marcelo ciertamente será un triunfo que nos fortalecerá y beneficiará a la totalidad de lxs presxs de la guerra social. El llamado es a multiplicar las acciones y los gestos de solidaridad revolucionaria que permitan que nuestro compañero pise nuevamente la calle.

Para nosotrxs el enfrentamiento contra el dominio no ha acabado solamente cambió de forma.

Mónica Caballero

Cárcel de San Miguel

Francisco Solar

Julio 2022

Cárcel La Gonzalina-Rancagua

Publicación Refractario

EE. UU.: Mi diagnóstico de cáncer y la enfermedad de la negación de la atención médica en la cárcel

05-07-2022

¡Exige la liberación compasiva! ¡Traed a Rashid a casa ya!

Kevin “Rashid” Johnson

El 1 de julio de 2022, un médico de la prisión, aquí en el Centro Correccional Nottoway (NCC) de Virginia, me informó de que había dado positivo en la prueba de cáncer de próstata.

Este diagnóstico llegó después de que el personal médico del NCC me dejara durante meses con los resultados conocidos de los análisis de sangre que mostraban que mis niveles de PSA (análisis específico de la próstata) eran extremadamente altos, lo que evidenciaba una probable enfermedad relacionada con la próstata. Este retraso en las pruebas de seguimiento y en el tratamiento permitió que el cáncer se desarrollara o avanzara más allá de las fases en las que podría haber sido menos grave.

Primeras señales

Mis niveles de PSA se analizaron por primera vez el 8 de octubre de 2021, momento en el que el resultado  fue de 14,3, muy por encima de un 4, que se considera el nivel normal. Mi nivel de PSA se analizó como parte de los análisis de sangre rutinarios que recibo bianualmente como parte de mi tratamiento en curso para la hipertensión crónica. El médico de la prisión reconoció que el resultado era anormal y me lo dijo cuando me vio unos días después de los análisis de sangre para mi revisión rutinaria de la hipertensión. Ordenó una prueba de PSA de seguimiento para determinar si los resultados eran correctos o una «casualidad», porque, según él, las pruebas de PSA a veces arrojan lecturas elevadas erróneas. Me dijo que me vería de nuevo después de esta segunda prueba para discutir los resultados.

El 10 de noviembre de 2021 se realizó un análisis de sangre de seguimiento. Más tarde descubriría que el resultado era aún más alto, de 14,6. El médico no volvió a verme.

Segundas señales

Los siguientes análisis de sangre programados para la hipertensión se realizaron seis meses después. Mis niveles de PSA volvieron a ser de 14,6. Unos días más tarde me vio la enfermera de cuidados crónicos llamada Bendyl para mi revisión rutinaria de la hipertensión. En ese momento me dijo que mis niveles de PSA eran extremadamente altos y que lo habían sido cuando me vieron en atención crónica seis meses antes. Expresó su preocupación por el hecho de que no me hubieran enviado inmediatamente a una clínica de urología para que me examinaran y me hicieran pruebas después de los resultados anormales de la prueba del PSA seis meses antes. Le comenté que esto era una clara mala praxis. En respuesta, me aseguró que me haría ver rápidamente por un urólogo.

Prueba y diagnóstico

El 22 de marzo de 2022 me sacaron de la cárcel para llevarme a un urólogo para una primera consulta y me programaron una resonancia magnética y una biopsia. La resonancia magnética se realizó el 26 de mayo de 2022. El personal médico del NCC no me dijo nada sobre los resultados, por lo que presenté una queja dentro de la prisión. En respuesta, me dijeron que me verían esa semana en la consulta de enfermería. No me atendieron.

El 23 de junio de 2022 me llevaron al Medical College de Virginia para hacerme una biopsia. En ese momento el personal del hospital me comunicó los resultados de la resonancia magnética del 26 de mayo. Me dijeron que mostraba una «mancha» en la próstata que podría ser un cáncer. Me explicaron que la biopsia se centraría en esta zona, junto con otras zonas al azar. Durante la biopsia se tomaron trece muestras de mi próstata.

Pude hablar con un médico del NCC llamado York, no el médico que me atendió en 2021, mientras estaba en el departamento médico unos días después de mi biopsia. Fue un encuentro fortuito, en el que pasó por delante de mí yendo a su hora de comer y le paré para plantearle mi preocupación por mi posible estado y la falta de atención rápida.

Inmediatamente reconoció que, a partir de mi descripción, mi situación no se había abordado adecuadamente y se comprometió a estudiarla. También me aseguró que me llevaría al departamento médico una semana después, momento en el que deberían estar disponibles los resultados de la biopsia, que compartiría conmigo.

El 1 de julio de 2022, el Dr. York me llamó al departamento médico y me leyó los resultados de la biopsia. Se descubrió que 11 de las 13 muestras tomadas de mi próstata daban positivo en cáncer. También que sufría prostatitis. De no haber sido por mi encuentro casual con él la semana anterior, nadie me habría informado de mi diagnóstico. Y si no hubiera presionado a la enfermera Bendyl durante mi visita de control de la hipertensión crónica de abril de 2022, es posible que nunca me hubieran enviado a un urólogo para que me hiciera pruebas y me diagnosticara.

Un sistema carcelario canceroso

Esto es típico de los departamentos médicos de las prisiones. De forma rutinaria, se deja que lxs presxs sufran, se deterioren y mueran por falta de atención o por una atención deficiente. He escrito sobre esta condición en relación con otrxs presxs muchas veces a lo largo de los años, en las muchas prisiones y sistemas penitenciarios en los que he estado confinado. Mi aguda conciencia de este desprecio por nuestras necesidades sanitarias es una de las razones por las que soy extremadamente vocal y vigilante a la hora de presionar a lxs funcionarixs para que atiendan y sigan mis necesidades medicas y las de lxs demás.

Esto no es más que otra capa de la inhumanidad inherente al sistema de encarcelamiento masivo de Estados Unidos, que exige que este sistema sea arrasado y que en su lugar se erija uno orientado a la curación de las personas.

¡Atrévete a Luchar! ¡Atrévete a Ganar!

¡Todo el Poder para la Gente!

Rashid Johnson, preso en Virginia que fue trasladado a Oregón en 2012 y posteriormente a Texas, Florida, Indiana, Ohio y actualmente de nuevo a Virginia, lleva recluido en régimen de segregación desde 1993. Mientras estaba en prisión, fundó el New Afrikan Black Panther Party y su sucesor, el Revolutionary Intercommunal Black Panther Party (RIBPP). Como escritor, Rashid ha sido comparado con George Jackson, y también es el reconocido artista que dibujó la imagen que se convirtió en el icono de las huelgas de hambre de California. Puedes ver sus escritos y su arte en rashidmod.com.

Envía a nuestro hermano un poco de amor y luz:

Kevin Johnson, 1007485

Nottoway CC

2892 Schutt Rd

Burkeville VA 23922

EE. UU.

San Francisco Bay View