(EE. UU.) 13-S: Día de acción contra la esclavitud en prisión #PrisonStrike

Jailhouse Lawyers Speak

08-09-2019

Convocatoria de La Voz de lxs Defensorxs Presxs – Jailhouse Lawyers Speak para actuar contra una legislación draconiana y racista y para poner las bases de una gran movilización el 20 de septiembre.

El 9 de septiembre es el 48 aniversario del motín de Attica, el tercer aniversario de la huelga contra la esclavitud en las cárceles #PrisonStrike 2016 y del día final de #PrisonStrike 2018.

La huelga de presxs a nivel federal de 2018 se basó en una tabla reivindicativa de diez puntos:

  1. Mejoras inmediatas en las condiciones de las cárceles y políticias penitenciarias que reconozcan la humanidad de presos  y presas.
  2. Fin de la esclavitud en las cárceles. Todas las personas presas en cualquier lugar de detención bajo la jurisdicción de los  EEUU deben de recibir los salarios normales en su Estado o territorio por su jornada laboral.
  3. Rescisión de The Prison Litigation Reform Act, poniendo a disposición de las personas presas un canal adecuado para señalar abusos y violaciones contra sus derechos.
  4. La Truth in Sentencing Act y la Sentencing Reform Act deben ser retiradas para que las personas presas tengan una posibilidad de rehabilitación y libertad bajo palabra. Nadie debe ser sentenciado a encarcelamiento hasta la muerte o cumplir una sentencia sin posibilidad de libertad bajo palabra.
  5. Poner punto final a la imputación desproporcionada de negrxs e hispanxs, a la desproporción en sentencias contra negrxs e hispanxs, a la denegación de libertad condicional para negrxs e hispanxs. No debe negarse la libertad provisional a las personas negras cuando la víctima es de raza blanca, un problema frecuente en los estados sureños.
  6. Poner punto final a las leyes racistas que penalizan la pertenencia a una banda, dirigidas contra las personas negras e hispanas.
  7. Ninguna persona presa ha de ser rechazada en los programas de rehabilitación por estar clasificada como delincuente violento.
  8. Las prisiones estatales deben recibir fondos destinados específicamente a ofrecer más servicios de rehabilitación.
  9. Los programas de becas deben retornar a todos los estados y territorios de Estados Unidos.
  10. El derecho a voto de todxs lxs reclusxs que cumplen sentencias, están en prisión provisional y de lxs así llamadxs ex-delincuentes debe ser tenidos en cuenta. Se pide representación. Todas las voces cuentan.

El punto cuatro conlleva la derogación de la Crime Bill Truth In Sentencing, cuyo 25 aniversario se cumple el 13 de septiembre. El candidato presidencial Joe Biden fue el principal redactor y promotor de esta ley desde el Comité Judicial del Senado.

El presidente Bill Clinton celebró como su mayor logro la firma de la Violent Crime Control and Law Enforcement Act de 1994, que aceleró en gran medida el paso de los Estados Unidos para convertirse en la nación número uno en la tierra en detención y encarcelamiento. En ningún momento de la historia humana se ha conocido este nivel de encarcelamiento.

En su discurso de 1996 Hillary Clinton nos llamó “súper depredadores” que estabamos  más allá de la rehabilitación y “debíamos ser metidos en cintura”.

El proyecto de ley inicialmente incluyó 8.700 millones de dólares para la construcción de cárceles para los estados que promulgaron leyes de “sentencias fiables”, que requerían que las personas condenadas por crímenes violentos cumplieran al menos el 85 por ciento de sus condenas. Esto no incluye el financiamiento para decenas de miles de leyes que aplastaban como botas a las comunidades pobres de toda la nación. Así se creó el incentivo para que docenas de estados construyan cárceles y promulgasen leyes para sentencias más largas.

Veinticinco años después, podemos reflexionar sobre esta ley y ver el daño que ha hecho a las comunidades negras, marrones y, en general, empobrecidas. Sí, este proyecto de ley se dirigió a comunidades caracterizadas por su pobreza. Es transparente a quien se dirigía Biden con sus argumentos: “… No importan las privaciones de su juventud, no importa si son o no víctimas de la sociedad, el resultado final es que están a punto de golpear a mi madre en la cabeza con un tubo de plomo, de dispararle a mi hermana, de golpear a mi esposa, de dispararle a mis hijos. Así que no me importa qué les hizo hacerlo. Deben ser sacados de la calle. Todos estamos de acuerdo en eso”. Además declaró: “… A menos que hagamos algo con estxs jóvenes, decenas de miles de ellxs sin padres, nacidxs fuera del matrimonio, sin haberse formado una conciencia, ellxs o una parte de ellxs se convertirán en depredadores dentro de quince años. Y señora presidenta, tenemos DEPREDADORES en nuestras calles. Muchas de estas personas han cruzado todos los límites”.

Como todxs hemos escuchado estas palabras en algún momento, reprimimos las lágrimas de ira. Las personas decentes que conocen la historia de esta nación nos abandonaron y permitieron que personas como Biden destruyesen aún más a nuestras familias y comunidades con pulso firme. Permitieron que la esclavitud continuara adelante sin control. Las víctimas de un sistema social injusto pasaron a ser depredadores, aptos para ser esclavizadxs durante décadas. No fue tácito, pues TODXS lxs que votaron y apoyaron esta ley sabían a quién y en qué comunidades afectaría directamente.

A medida que las cárceles comenzaron a construirse y llenarse, aumentaron las quejas de condiciones inhumanas y el trato brutal hacia lxs presxs. En un movimiento por parte de lxs funcionarixs del gobierno para silenciar nuestras voces, se aprobó la Ley de Reforma de Litigios Penitenciarios (PLRA). Un estatuto anti-presx que se convirtió en ley en 1996, hizo mucho más difícil para lxs prisionerxs presentar quejas u obtener mejoras en los tribunales federales.

Teniendo todo esto presente, no debe sorprender la afirmación de que la tabla reivindicativa de #PrisonStrike plantea temas pendientes esenciales. Pedimos que lxs ciudadanxs de esta nación se unan a nosotrxs el 13 de septiembre para reinvindicar que la tabla reivindicativa se realice.

¿Cómo puedes ayudar? Organiza una conferencia, haz una cacerolada, preséntate ante una cárcel para que políticas y políticos sepan que no olvidas las demandas de lxs presxs.

Gracias a todxs lxs que escuchan nuestro llamado a la acción. Sigamos haciendo que lxs políticxs escuchen las voces en estas tumbas de hormigón. ¡No puedo parar, no pararé! ¡Avanzar siempre, retroceder nunca!

El 20 de septiembre se lleva a cabo la movilización “De Alabama a DC: Punto final a la esclavitud en la prisión”, una conferencia de prensa y un mitin que denunciará las injusticias que a día de hoy se cometen en las cárceles de Alabama, muchas de las cuales fueron inspiradas y continúan siendo legitimadas por lxs creadorxs y simpatizantes de la Crime Bill Truth. Apoya este llamado a la acción llegando al distrito federal para apoyar a nuestrxs camaradas de Alabama y a la unión en crecimiento que ayuda a hacer esto posible.

A las Barricadas

Deja un comentario